1/4/18

"Un escritor se asienta en los gigantes que le han precedido"


          Entrevista en "Diario de León", con algunas de las claves interpretativas de Sinfonía de Praga:


          Sinfonía de Praga, una novela sobre los ciclos diabólicos de la historia.  Esta es la historia de un puñado de vidas cruzadas, entrelazadas ante el telón de un cuento terrible, el de la historia de europa en la capital del asombro kafkiano «Para que nosotros recordemos, recordemos siempre, sin olvidar jamás», dice sobre la Shoá.«La novela no ha de renunciar a ser expresión estética de la ética humana», destaca.






2 comentarios:

  1. Mensaje recibido de “Fígaro”. Me trata con afecto, parece conocerme bien y escribe así sobre "Sinfonía de Praga":




    Querido Demetrio:
    Para empezar, gracias por esta lección magistral de literatura que solo puede dar un gran profesor y literato a la vez. En ese sentido, tu mensaje es completo, unívoco, acabado: una auténtica sinfonía en clave pedagógica y literaria.
    Gracias también por un trabajo, una obra y una creación vital ¿Por qué? Porque transmite vida a través de la palabra, a un nivel y con una intensidad difíciles de igualar. Es como una enorme bocanada que lleva dentro de sí todo el arte, toda la historia, toda la grandeza y la miseria de la condición humana.
    El siglo XX, Europa, el ser humano desvalido: Una realidad irreal, sin ética, sin estética. Un caos sublime al fin, en sublime sinfonía. Y preguntas sobre otras preguntas.
    Yo me pregunto si detrás estás tú o está el autor o quizás el narrador o más bien el personaje ¡Qué más da! Vida, realidad y ficción son lo mismo y tienen un único significado, aunque este sea, en última instancia y parafraseando a Cernuda “una pregunta cuya respuesta nadie sabe”.
    Y gracias, Demetrio, por tu ¿novela? Difícil de clasificar o categorizar, en todo caso. Yo puedo decir lo que he percibido al leerla: Un autor o artífice que abre ante el lector una especie de matrioska o muñeca rusa. También, podría decirse, una obra hecha mediante ‘capas’, el producto de un ‘photoshop’ literario… salvando las distancias y sin ánimo de frivolizar. Al final, uno tiene la impresión de haber leído varios libros en uno, una ‘biblia’ en su sentido etimológico, pero no lineal sino superpuesta, integrando estructuras y contenidos en un complejo entramado que avanza soportado en tres grandes anclajes o pilares: La historia (hechos históricos), el presente (la realidad, la circunstancia orteguiana que rodea al autor) y la poética, (metanovela e intertextualidad literaria incluidas).
    Digamos que la novela propiamente es el relato de ficción que va progresando en simbiosis con estos tres contenidos estructurales: el componente horizontal, dinámico, frente a los otros componentes verticales, superpuestos, que dan profundidad y alcance al relato en sí.
    Y cada lector supongo que llegará hasta donde pueda o se lo proponga, en esta especie de Biblia de la novela que constituye Sinfonía de Praga junto con su Compleméntum (Manifiesto) e incluso el Prospecto, que forman una unidad y esa integración era, como algunos sabíamos, la intención del autor desde el principio.
    Debes reconocer, Demetrio, que el editor, como buen intermediario con el lector que se le supone ser, hizo su trabajo y, privando a este de una parte sustancial de la obra, puso la novela más a su alcance simplificando la lectura.
    Yo me pregunto cuál sería el resultado de poner ahora la novela en manos de un realizador cinematográfico: sin duda una simplificación aún más drástica y un mayor acercamiento también al público. La materia prima se presta bien a ello ¿Podría ser un nuevo desafío para esta creación compleja, intemporal, poliédrica, intercultural, multisoporte, etc., etc.?
    Gracias, en fin, querido Demetrio, porque, muy lejos de la narrativa comercial al uso, orquestada por los grupos editoriales y sus múltiples tentáculos, tu sinfonía es un homenaje al trabajo, no solo de creación, con rigor y exhaustividad; amén de una reivindicación de nuestros Clásicos y de la Literatura en toda su extensión y profundidad, sin olvidar ese buen Latín recurrente y oportuno que ilumina los resquicios (no en vano eres casi vecino del Padre Isla en tu Villahibiera natal). Y porque, por encima de todo, tu obra reivindica la figura central del autor, el creador, el artífice. Sin complejos, merecidamente y como mandan los cánones.
    Gracias y Larga vida a SINFONÍA DE PRAGA.
    Tu amigo,
    Fígaro



    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ti, "Fígaro". Me alegran sobremanera tus elogiosas palabras acerca de "Sinfonía de Praga". Y sí, tendrá larga vida si consigue ir llegar a los lectores, que van situando la obra en un mapa sin fronteras que entre todos vamos construyendo.

    ResponderEliminar

Artículos guardados